Consejos para un examen 10

Ya estamos en época de exámenes, pero que no cunda el pánico, porque hemos sido precavidos y ya nos lo sabemos todo (al menos en teoría debería ser así) Y como ya adelantábamos la semana pasada hoy intentaremos dar algunos truquillos para intentar evitar la explosión cerebral.
 Somos las primeras que conocemos de primera mano el nerviosismo típico de esta época: estar más susceptible, negatividad, encerrarte a estudiar como si no hubiera mañana, días de desconcentración... Además, poco a poco vemos como se van acercando los días, y esto hace que nos suban las pulsaciones ¡y entremos en colapso!

Hemos hecho una recopilación de tips desde nuestra experiencia personal (somos las dos super super requete nerviosas) que esperemos, os sirvan de ayuda:

Dormir. Está muy bien que estudies de noche, cada uno tiene sus horarios de estudio que le favorecen más o menos, sin embargo el día antes procura dormir al menos 7 horas. Esto hará que tu cerebro esté más despierto y receptivo, lo que será muy positivo para ti.
Hacer ejercicio. Pues sí, aunque no te parezca el mejor momento, es ideal tomarte unas horas a la semana para hacer un poco de ejercicio. Puedes tomártelo como una forma de "coger aire" o como hacen muchos, para repasar mientras por ejemplo, corres con unos auriculares y el tema del examen grabado por ti de fondo. Ana opta por el ejercicio a modo de desconexión, a parte de ballet, también le gusta practicar yoga y aprovechar para dejar descansar a la mente. Si nunca lo has probado te recomendamos las aplicaciones tan sencillas que hay para móviles, geniales para principiantes.

Piensa en positivo. ¿Que viene después? Unas buenas vacaciones si todo sale bien. Focaliza tu mente hacia ese pensamiento y póntelo como meta. Esto hará que merezca la pena pasar por lo que estás pasando. ¿Y si saliera mal? ¡Nada! ¡No pasa absolutamente nada, no es el fin de la vida! Hay mucho más a parte de estudiar, aunque eso no quiere decir que ahora utilices eso como excusa para levantar el culete de la silla eh! 

Organización. Coge un papel y hazte un planning con lo que deberías estudiar, no es necesario que pongas horas, simplemente se trata de organizarse y saber que es lo que tienes que hacer cada día. Así no te harás un lío y repartirás bien el tiempo entre las asignaturas. 

Desconexión. Dentro de ese planning tiene que haber tiempo libre para no saturarnos. Ir al cine, dar un paseo, o hacer ejercicio si está dentro de tu rutina. Esto hará que el cerebro desconecte un rato y le sea más fácil retener información después. Además, lo ideal sería que te pusieras metas cortas como por ejemplo, "me estudio el tema uno, y cuando lo termine, diez minutos libres".
 Comer sano. Aunque no lo parezca es muy importante, ya que en época de exámenes por no perder tiempo (sobre todo la gente que vive sola) recurrimos a la comida basura, y esto puede ser muy perjudicial a largo plazo. A veces es necesario por vicio comer algo para picar mientras estudiamos, pero su puede recurrir a la fruta; aunque siempre es preferible respetar las horas de comida. Si algún día quieres darte un caprichito recuerda nuestra receta del chocobatido, seguro que después te concentras más. "Mens sana in corpore sano"
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El mismo día del examen hay algunas cosas que solemos hacer y que no son del todo buenas para nosotros, como repasar demasiado o hablar con la gente de las posibles preguntas (nos hace dudar y nos vuelve negativos), de qué se han estudiado, abusar de las bebidas energéticas (horribles para la salud), etc. 

-Puedes aprovechar los minutos previos al examen para ir al baño, y en privado, hacer varias respiraciones aguantando el aire 5 segundos y dejar la mente en blanco. Puedes incluso ayudarte de los brazos levantándolos hacia arriba. Este truco es estupendo para la gente muy nerviosa.

-Cuando tengas el examen delante, respira hondo, cierra los ojos, y relájate, que un papel no acabe con tu seguridad y todo el esfuerzo que te ha costado prepararlo.

-Lee todo el examen y comienza por las preguntas que mejor te sepas (siempre y cuando se pueda). Ayudará a comenzar a concentrarte al máximo y ver que SI PUEDES.

-Cuando termines, aunque después de dos horas de examen sea lo último que te apetezca, REVISA. No eches por la borda todo tu esfuerzo por unas tildes, una palabra que dejaste con tipex, etc.

-Una vez hayas terminado el examen, sal con tranquilidad. Lo has hecho, lo has conseguido. Ignora los comentarios de los demás, solo conseguirán ponerte nervioso, y no conseguir nada, ya que una vez entregado, poco vas a hacer.

Por último, recuerda que siempre es bueno llevar un poco de chocolate para los exámenes, ya sea para antes del mismo o durante (si tienes la suerte de poder sacarlo). Te hará sentir mejor, más relajado y ayudará a tu concentración. (Puedes saber más sobre ello aquí http://www.llaollaoweb.com)

A todos aquellos que vayan a hacer la PAU (selectividad), ¡muchos ánimos y suerte! Es el último empujoncito después de (seguramente) tu peor año como estudiante, así que a darlo todo que no queda nada para unas merecidísimas vacaciones. Desde la experiencia podemos decirles que no es nada, los profesores lo pintan como lo peor del mundo y tranquilidad, que no es para tanto. Después de los cientos de exámenes que habrás hecho en segundo, este será un paseito. Así que confía en ti mismo, que al fin y al cabo, llevas todo el año preparándote para esto.

Esperamos de corazón que estos consejos les sean de utilidad y que los resultados sean los mejores posibles. ¡Un beso mananeros!

PD: si te ha gustado el post, no olvides compartirlo con tus amigos en las redes sociales, además todas nuestras imágenes son también tuyas, puedes utilizarlas para ¡lo que más te guste!

MANANA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram